Proyectos Sustentables en desarrollo

Histórico cambio de correa transportadora.

La tarea fue vital para la continuidad operacional del yacimiento y demandó un alto grado de planificación. La pieza sustituida estaba en funcionamiento desde 1996 y era considerada un referente mundial debido a su fuerza y extensión.

Fue una labor titánica y compleja, realizada con los más altos estándares de seguridad y cuidado por la integridad de los trabajadores, lo que se tradujo en un cumplimiento óptimo y sin accidentes. Se reemplazó los veinte kilómetros de longitud de la correa transportadora CV-103 de Minera El Abra, columna vertebral del proceso productivo y que funcionó por casi dos décadas.

Reconocida en su inicio como la más extensa y fuerte del mundo, la cinta cumplió su vida útil, lo que hizo necesaria su sustitución, proceso que no era sencillo debido a su extensión y posición en pendiente. El reemplazo de la pieza significó una inversión cercana a los 35 millones de dólares.

Trabajo en equipo

La reposición de la correa se realizó gracias al trabajo del personal propio y de seis empresas colaboradoras, quienes conformaron 22 equipos, sumando un total de 167 personas.

“Esto es histórico. Ahora iniciamos la operación de una nueva correa, la que esperamos dure tanto o más que la anterior”, expresó Rubén Funes, Gerente General de Minera El Abra. Por su parte, José Guzmán, Gerente Senior de Operaciones de Minera El Abra, señaló que “es la primera vez que se cambia una correa tan larga en Sudamérica y el éxito de esta labor se sustenta fundamentalmente en los estándares de seguridad que alcanzamos”.

La nueva correa fue fabricada por Phoenix, empresa alemana proveedora, desde donde se trajeron cuarenta rollos de quinientos metros cada uno. Debido a que la CV-103 se trata de una línea continua, su largo total llega a 19.500 metros, situada a una altitud que fluctúa entre 3.300 y 3.800 metros sobre el nivel del mar.

Final exitoso

Los trabajos comenzaron el 18 de mayo y se extendieron por trece días. Fue la madrugada del sábado 30 de mayo cuando concluyó el empalme de cierre, el número 40, que unió los extremos de la nueva correa, quedando en condiciones de comenzar a girar en su ciclo sin fin. Durante la noche de esa jornada se realizaron las pruebas de movimiento, y al día siguiente, la nueva CV-103 transportó su primera carga proveniente desde el Chancador Primario ubicado en la Mina.

Otros Proyectos